24.10.10

El dueño del colegio

La frase más repugnante que oí en mi vida de escritor-visitante-de escuelas, fue cuando en un colegio del oeste un señor de edad mediana, tirando a joven, se presentó diciendo: "Soy el dueño del colegio". Quizá no pueda justificar el repudio que me merece tal frase. Quizá soy un defensor de la educación pública, pero va más allá. Es esencial. Puedo tolerar que me digan: "Soy el dueño de tu club de fútbol"; "Soy el dueño de tu novia"; "Soy el dueño de tu iglesia". Pero no se metan con la educación, manga de hijos de puta. Entonces propongo este, mi futuro blog, para nombrar a todas las frases que odio.

2 comentarios:

  1. Como representante de la otra mitad de esto, digo que al post le habría puesto "El dueño" a secas, ya que se me ocurren muchos dueños odiables así.
    Y agrego que la definición de este espacio es redefinirse, así que este blog podría ser el blog de las frases odiadas también, ya que el requerimiento de conceptalidad y de pataficidad sigue dado.

    ResponderEliminar
  2. Y no está nada mal "el dueño" a secas. Y sí, mi amiga, esto es como el Tártaro, apuntamos a lo más hondo. En el camino tropezaremos, tropezaremos y algún Titán encontraremos.

    ResponderEliminar